La Quinta Montaña por Paulo Coelho (♦♦♦♦)

Año 870 A.N.E.
El Rey Ajab de Israel había desposado a una princesa Fenicia llamada Jezabel, quién lo había convencido de reemplazar la adoración del Dios único por el dios Fenicio Baal. Un mensajero del Señor se le apareció al profeta Elías para que le dijera al rey que no llovería en Israel mientras Baal fuese adorado, lo cual llevó a Jezabel a ordenar la conversión de los profetas israelitas a Baal o enfrentar la pena de muerte. Elías era el único profeta que no podía elegir, él debía morir.

Elías escapó a Sarepta, ciudad Fenicia cuyos habitantes llamaban Akbar,y vivió con una viuda y su hijo hasta que Akbar cayó bajo el azote del ejército Asirio. Fue entonces cuando, desencantado y rabioso con el Dios a quien había servido y cuyas órdenes había seguido sin cuestionar, Elías decidió retar a Dios y quedarse a reconstruir la ciudad, sin comprender que aún así estaba haciendo la voluntad de Dios.

Adoro este libro. Lo he leído y releído por años y ésta vez con el propósito de analizarlo. Paulo Coelho es también el autor de El Alquimista. Si yo encontré El Alquimista profundo, La Quinta Montaña lo es aún más. El Alquimista abarca temas de la suerte y el destino, y el poder de cada uno para conseguir sus sueños. En La Quinta Montaña los temas son la inevitabilidad de ciertos eventos en nuestras vidas y las lecciones que aprendemos de ellos. También, como actuamos en esos momentos inevitables perfila nuestro futuro y el equipaje que optamos cargar con cosas del pasado.

Creo que La Quinta Montaña es superior a El Alquimista, y es una pena que no haya encontrado la fama que merece. La Quinta Montaña es un libro que amerita ser leído una y otra vez y atesorado por la fuerza de su mensaje filosófico.

Si alguna vez te haz preguntado “¿por qué a mí?”, este libro puede proveer respuestas. Basado en un pasaje bíblico, La Quinta Montaña puede ser apreciado igualmente por aquellos con profundas raíces religiosas y por aquellos con una visión más secular del mundo. Su mensaje es eterno y universal.

Citas Favoritas:

  “—Todo hombre tiene derecho a dudar de su tarea y a abandonarla de vez en cuando; lo único que no puede hacer es olvidarla. Quien no duda de sí mismo es indigno, porque confía ciegamente en su capacidad y peca por orgullo. Bendito sea aquel que pasa por momentos de indecisión.” Page 59

  “El sacerdote sabía que de todas las armas de destrucción que el hombre fue capaz de inventar, la más terrible, la más poderosa, era la palabra. Los puñales y las lanzas dejaban vestigios de sangre; las flechas podían ser vistas a distancia, los venenos terminaban por ser detectados y evitados. Pero la palabra conseguía destruir sin dejar rastro…” Page 65-66

  “El sacerdote rió.”
 --Es decir, que en tu opinión, el mismo dios que hizo la tempestad, hizo también el trigo, aunque sean cosas completamente diferentes.
  --¿Ves la Quinta Montaña?—preguntó Elías--. De cada lado que mires te parecerá diferente, aunque sea la misma montaña. Así sucede con todo cuanto fue creado: muchas caras del mismo Dios.” Page 72

“—Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos.” Page 125

“—No sabes lo que dices—respondió el ángel.
  No existe la tragedia, sino lo inevitable. Todo tiene su razón de ser: sólo necesitas saber distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo.
  --¿Qué es lo pasajero?—preguntó Elías.
  --Lo inevitable.
  --¿Y lo definitivo?
  --Las lecciones de lo inevitable.
  Diciendo esto, el ángel se alejó.” Page 133

Comments

Popular posts from this blog

El Reino de Este Mundo by Alejo Carpentier (♦♦♦♦)

After Acts by Bryan Litfin (♦♦♦♦♦)

Snapshots - #20: Westworld, The Young Pope, and more…