Rimas (Rhymes) by Gustavo Adolfo Bécquer (♦♦♦♦♦)

This collection of poetry was my first exposure to the genre, starting when I was eleven years old. My subsequent dabbling in poetry was heavily influenced, in the beginnings, by Bécquer, and still today he remains one of my favorite poets alongside Pablo Neruda and Jorge Luis Borges.

I really like Rima X, incorrectly labeled in this edition as IX. It is about the strange vibrations in the air when Cupid is passing by. Rima XII is my favorite of them all. It is about a young woman who has green eyes and would like them in a different color. The poet tries to convince her of how pretty they are, mentioning all the examples in nature of the color green. Unfortunately, this rhyme (rima) is incomplete in this collection.

Porque son, niña, tus ojos 
verdes como el mar, te quejas; 
verdes los tienen las náyades, 
verdes los tuvo Minerva, 
y verdes son las pupilas 
de las huríes del Profeta. 

El verde es gala y ornato 
del bosque en la primavera; 
entre sus siete colores 
brillante el Iris lo ostenta, 
las esmeraldas son verdes; 
verde el color del que espera, 
y las ondas del océano 
y el laurel de los poetas. 

Es tu mejilla temprana 
rosa de escarcha cubierta, 
en que el carmín de los pétalos 
se ve al través de las perlas. 

Y sin embargo, 
sé que te quejas 
porque tus ojos 
crees que la afean, 
pues no lo creas. 

Que parecen sus pupilas 
húmedas, verdes e inquietas, 
tempranas hojas de almendro 
que al soplo del aire tiemblan. 

Es tu boca de rubíes 
purpúrea granada abierta 
que en el estío convida 
a apagar la sed con ella, 

Y sin embargo, 
sé que te quejas 
porque tus ojos 
crees que la afean, 
pues no lo creas. 

Que parecen, si enojada 
tus pupilas centellean, 
las olas del mar que rompen 
en las cantábricas peñas. 

Es tu frente que corona, 
crespo el oro en ancha trenza, 
nevada cumbre en que el día 
su postrera luz refleja. 

Y sin embargo, 
sé que te quejas 
porque tus ojos 
crees que la afean: 
pues no lo creas. 

Que entre las rubias pestañas, 
junto a las sienes semejan 
broches de esmeralda y oro 
que un blanco armiño sujetan. 

Porque son, niña, tus ojos 
verdes como el mar te quejas; 
quizás, si negros o azules 
se tornasen, lo sintieras.

I happily rediscovered rima XXVI. How truthful those words!

Voy contra mi interés al confesarlo;
No obstante, amada mía,
Pienso, cual tú, que una oda sólo es buena
De un billete del Banco al dorso escrita.
No faltara algún necio que al oírlo
Se haga cruces y diga:
Mujer al fin del siglo diecinueve,
Material y prosaica… ¡Boberías!

Voces que hacen correr cuatro poetas
Que en invierno se embozan con la lira;
¡Ladridos de los perros a la luna!
Tú sabes y yo sé que en esta vida
Con genio es muy contado el que la escribe,
Y con oro cualquiera hace poesía.

I also rediscovered and loved rima XC, which also refers to being hit by Cupid.

Rimas by Gustavo Adolfo Becquer encompasses a variety of topics ranging from love in all its manifestations, disillusionment, and religious and spiritual epiphanies.

I got this collection through Kindle, but it’s in the public domain; it is marred by misspellings but they don't manage to decrease the impact of Bécquer's amazing work.

Comments

Popular posts from this blog

El Reino de Este Mundo by Alejo Carpentier (♦♦♦♦)

After Acts by Bryan Litfin (♦♦♦♦♦)

Arrival (♦♦♦♦)