Eva Luna por Isabel Allende (♦♦♦)

Eva Luna nació en una casa donde su madre era sirvienta, y creció rodeada de momias humanas y de animales puesto que el patrón era embalsamador. Al morir su madre y luego el patrón, Eva fue a vivir con su madrina, quien la puso a trabajar como sirvienta, hasta que se encontró en la calle con un niño llamado Huberto Naranjo, quien le dió de comer y con quien se cruzaría otras muchas veces en la vida. A los once años, otra vez desamparada, fue adoptada por un inmigrante turco con quien vivió casi hasta el fin de su adolescencia. De vuelta en la capital, estudia, trabaja, experimenta dichas y sinsabores a través de viejas amistades y amantes, y todo esto ocurre en medio de convulsos cambios políticos en su país, el continente y el mundo.

En Eva Luna convergen dictadores y políticos corruptos, niños desamparados y obligados a sobrevivir por medio de trucos callejeros, maridos abusadores, mujeres atemorizadas y sumisas, un científico loco, inmigrantes de otros continentes que llegaron con sueños y pocos recursos. Pero la historia va mas allá: abarca desde fines del siglo XIX, la post-Primera Guerra Mundial vista a través de los habitantes de una villa en Austria, el boom petrolero en América del Sur, el derrocamiento de dictaduras, el triunfo del Fidelismo en Cuba, el surgimiento del movimiento guerrillero, golpes de estado, etc.

Aunque me parece que el país descrito en Eva Luna es una mezcla entre Venezuela y Colombia, el mismo caos político ha tenido lugar virtualmente en todos los países de la región por lo que esta historia adquiere una dimensión más amplia.

A medida que mis lecturas en inglés han aumentado, así lo ha hecho mi preferencia por las descripciones y los diálogos. La literatura latinoamericana es esencialmente narrativa, y para mí eso ha significado un choque al leer Eva Luna. En La Ciudad de las Bestias, también escrita por Allende, el estilo era descriptivo y el género juvenil, pero Eva Luna es una fusión de crítica social y ficción histórica, lo que la hace más difícil de leer. Supongo también que mi experiencia leyendo a Eva Luna ha estado teñida por haber leído To Kill A Mockingbird la semana pasada, la cual es una novela muy superior y por consiguiente Eva Luna palidece en comparación.

No quiero decir que no disfruté la historia, algunos capítulos fueron muy simpáticos y escritos con mucha más sensibilidad que el resto de la trama. Esos capítulos fueron casi adictivos, a diferencia de otros en los que la política está tan presente que resultan en alguna medida tediosos.

Comments

Popular posts from this blog

El Reino de Este Mundo by Alejo Carpentier (♦♦♦♦)

After Acts by Bryan Litfin (♦♦♦♦♦)

Arrival (♦♦♦♦)