Poesía Completa, Jorge Luis Borges- parte 5 (♦♦♦♦♦)

El Oro de los Tigres (1972)

En el prólogo de El Oro de los Tigres, Borges expresa "opté por aceptar [...] los misceláneos temas que se ofrecieron a mi rutina de escribir. La parábola sucede a la confidencia, el verso libre o blanco al soneto." Además añade que "para un verdadero poeta, cada momento de la vida, cada hecho, debería ser poético, ya que profundamente lo es..."

Como el mismo Borges expresa, esta colección de poemas es variada en temas y mayormente escrita en versos libres. La colección inicia con Tamerlán (1336-1405), que describe al guerrero turco-mongol del mismo nombre quien se auto-denominó "espada del Islam"--como muchos de los temas sobre los que escribe Borges, tuve que recurrir a Wikipedia. Una estrofa de Tamerlán (1336-1405) dice así:

[...] Cuando nací, cayó del firmamento
una espada con signos talismánicos;
yo soy, yo seré siempre, aquella espada.
He derrotado al griego y al egipcio,
he devastado las infatigables
leguas de Rusia con mis duros tártaros...

A Tamerlán (1336-1405), le sigue el poema El pasado que puede considerarse una variación del tema anterior pues en éste, entre otras cosas, Borges habla de las espadas y guerreros que han forjado imperios. Borges concluye el poema expresando,

El ilusorio ayer es un recinto,
de figuras inmóviles de cera
o de reminiscencias literarias
que el tiempo irá perdiendo en sus espejos...

Fiel a su costumbre, Borges dedica dos poemas a escritores, uno titulado Al primer poeta de Hungría, describiendo lo que Borges y éste tienen en común, y el otro dedicado a Keats, titulado A John Keats (1795-1821), donde expresa:

[...] Oh sucesivo
y arrebatado Keats, que el tiempo ciega,
el alto ruiseñor y la urna griega
serán tu eternidad, oh fugitivo...

A John Keats (1795-1821) es uno de los pocos poemas rimados en esta colección, como también lo son El gaucho, On his blindness, y Lo perdido. Estos dos últimos, junto a Susana Bombal, J.M., y El amenazado, abordan el tema del amor, un tema que Borges ha evadido hasta ahora en su poesía.

En La busca, Borges alude a su búsqueda de sus ancestros en las cosas cotidianas; en 1971 escribe sobre los astronautas norteamericanos que pisaron la luna. El gaucho expresa la lucha del hombre de su tierra para abrirse camino. El mar describe al mar que es testigo de gestas y combates.

El advenimiento, uno de los poemas descriptivos en esta colección, narra una escena en la que un hombre de las cavernas ve por primera vez a la luz del alba una estampida de bisontes y luego pinta las imágenes en las paredes de la cueva. Otro poema descriptivo es La tentación que narra la historia de cómo el tirano Rosas mandó a asesinar al general Juan Facundo Quiroga, quien no creyó que hubiera hombre con suficiente coraje para matarlo. Rosas se valió de un cobarde ardid para deshacerse del general Quiroga--esta historia fue inmortalizada en la novela Facundo, escrita por Domingo Faustino Sarmiento, que está en mi lista de libros por leer. Otros dos poemas que pintan una historia son 1891 y 1929.

Igual que lo hizo en El Otro, El Mismo, Borges retoma el tema de la herencia nórdica de Inglaterra en Hengist quiere hombres, y a la Islandia de los Vikings le escribe en A Islandia.

Esta colección concluye con poemas inspirados en animales, tal es el caso de A un gato, Al coyote, y El Oro de los Tigres que le da el título a esta compilación.


La Rosa Profunda (1975)

En la colección La Rosa Profunda, sumados a varios poemas con temas libres, la vejez, la muerte, el destino y su ceguera son los temas recurrentes. Sobre esta última expresa Borges en el prólogo: "Al recorrer las pruebas de este libro, advierto con algún desagrado que la ceguera ocupa un lugar plañidero que no ocupa en mi vida. La ceguera es una clausura, pero también es una liberación, una soledad propicia a las invenciones, una llave y un algebra."

El poemario inicia con Yo, en el que detalla el conjunto de cosas que lo hacen ser quien es: junto con sus huesos, la escritura de sus versos. El ser poeta y la misión que esto implica vuelve a ser la esencia en Browning resuelve ser poeta, donde Borges expresa:

[...] Viviré de olvidarme.
Seré la cara que entreveo y olvido...
Máscaras, agonías, resurrecciones,
destejerán y tejerán mi suerte
y alguna vez seré Robert Browning.

En Cosmogonía y en Soy hay dos temas subyacientes, el olvido y su ceguera. Inventario es un compendio de cosas acumuladas durante toda una vida en el ático de una casa (monumentos del olvido), y la vejez, su ceguera y su exilio voluntario son los temas de Un mañana, donde Borges expresa:

[...] Olvidaré las letras que me dieron
alguna fama,
seré hombre de Austin, de
Edimburgo, de España,
y buscaré la aurora en mi Occidente...

También el exilio es tema en El desterrado (1977). El tema de su ceguera reaparece en El ciego y Un ciego, como también lo hace en 1972, en el cual el otro tema es el patriotismo. Aunque en Al Espejo el tema es el espejo y su otro yo, no es difícil extrapolar el tema de su ceguera pues él intuye su imagen en el espejo porque no puede verse claramente.

Borges dedica a animales homónimos los poemas La Pantera, El bisonte, La cierva blanca y El ruiseñor. Este último es un homenaje a los ruiseñores inmortalizados en la literatura. Simón Carbajal está dedicado a un cazador de tigres.

Entre otros versos libres cuyos temas escapan a los hilos centrales del poemario se encuentran El suicida, Espadas, Quince monedas, Sueña Alonso Quijano, Habla un busto de Jano, Brunanburh, 937 A.D., Mis libros, Efialtes y A un César, en el que Borges describe los augurios que presagiaron la muerte de Julio César y cuán vanos fueron los pretorianos ante el magnicidio. El tema de la muerte reaparece en Elegía. Al dios Proteo dedica Borges los poemas Proteo y Otra versión de Proteo.

El destino es el tema en De que nada se sabe, mientras que el pasado lo es en All our yesterdays, donde Borges se cuestiona de quién es su pasado, "de cuál de los que fuí?"

The Unending rose es el último poema de esta colección y que le da título a este compendio.

Mi poema favorito en esta colección es
De que nada se sabe

La luna ignora que es tranquila y clara
Y ni siquiera sabe que es la luna;
La arena, que es la arena. No habrá una
Cosa que sepa que su forma es rara.

Las piezas del marfil son tan ajenas
Al abstracto ajedrez como la mano
Que las rige. Quizá el destino humano
De breves dichas y de largas penas

Es instrumento de otro. Lo ignoramos;
Darle nombre de Dios no nos ayuda.
Vanos también son el temor, la duda

Y la trunca plegaria que iniciamos.
¿Qué arco habrá arrojado esta saeta
que soy? ¿Qué cumbre puede ser la meta?

Comments

  1. The man certainly had a unique and powerful voice. It comes through even when his poems are read in translation as I have done. His way of viewing the world and of expressing himself were the essence of what poetry is.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sorry about the Spanish post, Dorothy, but when the author writes in Spanish or I read it in Spanish I try to post in both languages, except that by the time I posted part I in English I had already posted about three of their counterpart. This will eventually come out in English.
      Yes, Dorothy, his poetry is wise and profound. I think it comes from a classical world view. He writes a lot about the irony of God and destiny, which is very Greek. I simply love his poetry. Sometimes I wish I had met him, but even now if I could reverse time, that would be an author I would like to converse with...Even if I had to consult Wikipedia every two sentences. :-)

      Delete

Post a Comment

Kindly leave your comments and suggestions.